Universidad de Carabobo - Facultad de Educación - Dirección de Postgrado - Doctorado en Educación



Este espacio tiene como finalidad difundir y promover las producciones escritas del Proyecto Libre: Elaboración y Publicación de Informes Científicos, desarrolladas por los participantes del Doctorado en Educación de la Universidad de Carabobo -Núcleo Guanare (periodo 2011-3), con las orientaciones del facilitador Dr. Julio González.

Este curso está concebido bajo la idea de que el proceso de divulgar un conocimiento producto de un investigación será más efectivo en la medida en que se disponga de diferentes modalidades para su difusión entre los miembros de la comunidad cientifica.


miércoles, 7 de diciembre de 2011

Epísteme de gestión- saber desde la producción de conocimiento en el aula universitaria

Autor: Doctorante MSc. Orlando Francisco Aldana Betancourt
Palabras claves: Transdisciplinariedad, Producción del conocimiento, gestión del saber en el aula
Una de las características de la sociedad postmoderna es que el saber es fundamental en los procesos productivos, razón por la cual se le llama sociedad del conocimiento. Se dice que el conocimiento juega un papel central debido a que es un factor importante en la producción de riqueza, por lo que quien lo produzca y lo administre bien, posee una herramienta de incalculable valor y poder. Es así, como emerge un nuevo paradigma económico y productivo en el cual el factor más importante ya no es la disponibilidad de capital, mano de obra, materias primas o energía, sino el uso intensivo del saber, acompañado indiscutiblemente por la información.
Ante tal situación, a pesar de que las universidades hoy en día influenciada por los diversos cambios científicos, tecnológicos y sociales, tienen como función principal la formación de profesionales, su papel como lugar para el desarrollo de la investigación científica se ha revalorizado, ya que a través de la misma se genera o produce el conocimiento. Estas investigaciones requieren en su mayoría ser aplicadas, sin restarle la debida importancia que tiene la investigación pura, es absolutamente necesario su transferencia al entorno externo para la satisfacción de las necesidades industriales, sociales y de salud, respondiendo a las necesidades de las naciones.
De acuerdo a lo anteriormente planteado, es evidente entonces la imperiosa necesidad de referirse a la gestión del saber en el contexto de la educación superior, conocer su significado a partir de la producción del conocimiento desde un enfoque transdisciplinario y complejo, es por ello que la Epísteme de gestión- saber desde la producción de conocimiento en el aula universitaria, parte de la hipótesis de que la transdisciplinariedad ha provocado rupturas hegemónicas, que nos invitan a repensar la maneras de gerenciar, gestionar el saber a través de la producción de conocimientos en el aula universitaria. En este sentido, se ha estructurado en dos partes: La primera que corresponde a la Transdisciplinariedad como epísteme en la producción de conocimiento en el aula universitaria y la segunda a la gestión del saber vinculado a la producción del conocimiento en la universidad.
La Transdisciplinariedad como epísteme en la producción de conocimiento en el aula universitaria
La capacidad de observar la realidad, propia de los seres humanos, es ver el mundo que nos rodea y las condiciones del mismo. Para Ojeda, R (S/F) “La simple contemplación puede convertirse en observación cuando lo que vemos nos atrae, llama nuestra atención e inevitablemente elaboramos juicios o sacamos conclusiones de lo que tenemos frente a nosotros” (p. 2). Estas conclusiones, juicios o reacciones que manifestemos ante la realidad no son otra cosa más que una síntesis de algo que hemos elaborado en nuestra mente y que resultan de un proceso en el cual la realidad y sus componentes, al pasar por nuestros sentidos y llegar a nuestro cerebro son sometidos a procedimientos en los cuales aceptamos, rechazamos y experimentamos para finalmente realizar una acción específica con respecto a lo que hemos captado.
El conocimiento, para Morín, E (2000) "no es el espejo de las cosas o del mundo exterior. Todas las percepciones son a la vez traducciones y reconstrucciones cerebrales, a partir de estímulos o signos captados y codificados por los sentidos"( p. 24), a su vez ese reflejo o conocimiento no tiene que ser necesariamente cierto o verdadero, es producto de la actividad, de hecho el propio conocimiento es actividad en tanto que ésta crea la realidad, pero no en un sentido mágico o sobrenatural propio de una concepción religiosa, sino en el sentido de que la realidad se interpreta, se evalúa, se somete a un juicio y se determina, a partir de lo que observamos.
Asimismo, esta realidad es compleja, sobre la base de un “mundo transoperativo” en el cual según Balza, A (2011) “Las acciones del hombre se suceden en el ámbito de la permanente utilización de estructuras tecnológicas, principios científicos, y aptitudes de la vida que se intercomplementan” (p. 132), las nuevas tecnologías, como las de la información van cambiando el modo de vida de las personas y la cultura, en efecto la existencia de una transoperatividad del conocimiento, surge gracias al uso de las tecnología en la vida diaria. En este sentido, el saber y el saber hacer, se producen tomando en cuenta distintas disciplinas académicas, por lo que Balza, A (2011) explica:
La aplicación del saber en la transformación de la realidad, ha generado nuevas interpretaciones y aplicaciones en el proceso de aprehensión y generación del conocimiento…surgiendo una teoría gnoseológica que interpreta el conocimiento como el resultado de la interacción de las distintas disciplinas del saber (p. 133).
Esta interacción de las distintas disciplinas del saber, se conoce como transdisciplinearidad, la cual ssegún Martínez, F (2007), es un “Nivel superior de independencia, donde desaparecen los límites entre disciplinas y se construye un sistema total….Su finalidad es construir un modelo utilizable entre las diferentes disciplinas” (p. 19). Esto implica, la comprensión del mundo presente, uno de cuyos imperativos es la unidad del conocimiento.
En consecuencia, la educación se plantea el reto de recoger y transmitir el saber acumulado, aquellos conocimientos y formas de pensamiento y de trabajo alrededor de los cuales podría decirse que hay un consenso a nivel mundial; pero también debe formar los ciudadanos de una nación, capaces de compartir ideales y de trabajar mancomunadamente en la producción y solución de sus necesidades materiales y espirituales, atendiendo a un panorama teórico más amplio, fundamentado por la transdisciplinariedad nutrida por la complejidad, para poder ejecutar la misión educativa avanzando por los caminos de la ciencia y abriendo las jaulas epistemológicas para entender mejor como se manifiesta la realidad y como se realizan los procesos de construcción del saber y del aprendizaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario